En el lenguaje universal que se usa para nombrar los seres vivos, animales y vegetales, se emplea desde tiempos muy antiguos la nomenclatura binaria, fijada por Linné cuando publicó “Species Plantarum” (1753).

En aquella publicación se emplean dos términos latinos que designan los distintos organismos: el primero se escribe con mayúscula e indica el género (por ej.: Eisenia) y el segundo con minúsculas, precedido por el primero, designa el nombre específico (por ej.: Eisenia foetida).

Aunque es difícil definir sencillamente qué es especie contemplando todas las posibilidades de variabilidad abarcables, puede decirse que está constituida por un conjunto de individuos semejantes que, al unirse sexualmente, producen descendencia fértil parecida a sus progenitores.

De acuerdo con su grado de afinidad los animales y las plantas se reúnen en géneros, los géneros afines se reúnen en familias.

Las familias se agrupan a su vez en los órdenes, éstos se agrupan en clases. Quedando solo dos jerarquías superiores: división y reino.

Ejemplo de clasificación taxonómica de la lombriz californiana o Eisenia foetida.

  • Reino: Animal.
  • División: Anélidos.
  • Clase: Clitelados.
  • Orden: Oligoquetos.
  • Familia: Lombrícidos.
  • Género: Eisenia.
  • Especie: foetida.

En el orden de los oligoquetos hay aproximadamente 1800 especies agrupadas en 5 familias distribuidas en todo el mundo. La familia de los lombrícidos tiene unas 220 especies con tamaños que oscilan desde unos pocos milímetros hasta más de un metro, pero la mayoría están comprendidas entre 2 y 20 cm.

De modo arbitrario podemos clasificar las lombrices más comunes en dos grupos

Grupo pigmentado de rojo, donde se encuentran entre otros, la lombriz de tierra (Lumbricus terrestris), y la lombriz del compost (Eisenia foetida).

Grupo de lombrices grises. Incluye entre otras a la lombriz pálida (Octolasium lacteum), una de las removedoras de tierra más activas.

Las lombrices rojas se alimentan más cerca de la superficie depositando sus excrementos sobre el suelo o en profundidad y las grisáceas hacen ambas cosas, tanto en superficie como en el interior del suelo.