El compost estará listo para agregar las lombrices cuando ya no podamos distinguir los distintos materiales que le dieron origen, presentándose como una masa cuasi-homogénea.

La duración del proceso suele ser de 2 a 4 meses dependiendo de factores como la temperatura ambiente, la temperatura interna del compost, la humedad, la aireación, los materiales originarios, entre otros muchos posibles.

Al agregar lombrices, éstas procederán a transformar el compost en lombricompuesto, pudiendo utilizarse como indicador de la finalización del proceso el viraje de color del compost a negro azabache y por la similitud con el olor característico del mantillo de los bosques con árboles de hojas caducas. Dura unos 3 meses dependiendo de los mismos factores que inciden en la formación del compost, como así también la cantidad de lombrices que actúan en la pila.

Cuando todo finaliza, debemos retirar las lombrices para proceder a la comercialización de nuestro producto. La extracción de las mismas se realiza agregando compost o algún sebo en determinadas zonas de la pila donde se halla el lombricompuesto y las lombrices al percibir el alimento se amontonarán en esos lugares donde podremos extraerlas con mayor facilidad.