Para una mejor comprensión y estudio de la anatomía de la Eisenia foetida dividiremos órganos y tejidos principales. Observémoslos en la figura que sigue:

Corte transversal de Eisenia foetida

a) Cutícula: lámina quitinosa muy delgada, finamente estriada, cruzada por fibras.

b) Epidermis: epitelio simple con células glandulares que están encargadas de producir mucus y sustancias cerosas.

c) Capas musculares

d) Peritoneo: es lo que limita al celoma (cavidad de la lombriz)

e) Celoma: espacio que contiene líquido y envuelve al canal alimenticio. Este fluido se expulsa ante el peligro.

f) Tubo digestivo: Mostrado en la figura al pie de página, ocupa casi toda la parte central.sistema digestivo

Este canal corre desde la boca al ano. Detrás de la boca encontramos la cavidad bucal y dentro de ella las células del paladar (prostomio)

Luego de la cavidad bucal, continúa la faringe que une la boca al esófago actuando como una bomba de succión.

El esófago se abre a partir de la faringe y continúa en el papo y la molleja que aplastan el alimento para su digestión. Detrás de la molleja comienza el intestino donde ocurre la digestión y la absorción de los alimentos, pudiendo detectar glucosa y sacarosa entre otras sustancias.

a) Sistema circulatorio: Entre el comienzo del aparato digestivo y la pared corporal existen pares de vasos sanguíneos o “corazones” contráctiles, que impulsan el líquido sanguíneo como lo indica la figura en la página siguiente. La sangre absorbe oxígeno y alimentos del intestino, elimina residuos solubles en los riñones y libera gas carbónico por la piel.

b) Sistema respiratorio: Es muy primitivo, no existen pulmones verdaderos, pero el oxígeno pasa por la pared del cuerpo, de donde es retirado por la sangre.

c) Sistema excretor:  La excreción se realiza por órganos especiales, los nefridios (figura 1). Hay 2 para cada anillo. Son parecidos a un cuerno de vaca. La extremidad más abierta se encuentra sumergida en el celoma, continuándose en tubos uriníferos que se abren al exterior en poros uriníferos. Las células internas son ciliadas y sus movimientos permiten retirar la orina del celoma.

d) Sistema nervioso: Es del tipo ganglionar escaleriforme, con dos ganglios dorsales supraesofásicos (ganglios cerebrales unidos por la comisura transversal). De estos parten dos tiras laterales dirigidas hacia atrás y hacia abajo a otros dos ganglios subesofágicos, unidos también por una comisura transversal. El conjunto tiene apariencia de una escalera.

e) Visión: En la epidermis hay un gran número de células fotosensibles ubicadas especialmente en el prostomio. Son los órganos primitivos de visión de las lombrices. Las lombrices huyen de la luz (fototaxis negativa), no detectan la luz roja y los rayos ultravioletas les provocan la muerte.

f) Segmentos: Aunque muy primitivos, las lombrices han desarrollado los siguientes sistemas: nervioso, circulatorio, digestivo, excretor, reproductor y muscular. El aspecto más destacable es la segmentación de su cuerpo que se extiende también hacia el interior.

Tienen entre 40 y 120 segmentos o anillos y éstos, en forma similar a los animales superiores, tienen distintas funciones según su ubicación. La primera sección contiene la boca y el prostomio que es un lóbulo que cubre la misma y actúa como una cuña rompiendo lo que el animal encuentra cuando se desliza.

En cada segmento se localizan pequeñas cerdas que pueden moverse a voluntad para su traslación, careciendo de otras estructuras visibles que faciliten su desplazamiento pero ayudándose con secreciones glandulares que producen una sustancia lubricante “mucus”, muy útil para su desplazamiento y estabilización de las galerías del lombricompuesto.

El tracto digestivo de la lombriz es en verdad muy eficiente. Su poderosa musculatura permite la mezcla de lo ingerido y su desplazamiento. Produce fluido que contiene enzimas, aminoácidos, azúcares y otras sustancias orgánicas a partir de los residuos.

También se encuentran protozoos, bacterias, hongos, actinomicetes y otros microorganismos que ayudan a la digestión. Las moléculas más simples se absorben en el intestino para la obtención de energía y síntesis metabólica.